Atenas.- Un centro de aislamiento de COVID-19 establecido en la isla griega de Lesbos por la organización humanitaria Médicos Sin Fronteras (MSF) ha sido cerrado después de que las autoridades locales impusieran a la ONG multas con potenciales cargos penales relacionadas con la regulación de urbanismo.

“MSF condena enérgicamente el fracaso de las autoridades para hallar una solución que mantenga el centro de aislamiento abierto cuando aún hay riesgo de que la COVID-19 se propague al cercano centro de recepción de Moria. Allí, más de 15.000 refugiados viven en condiciones de hacinamiento e insalubres”, afirmó la ONG en un comunicado.

MSF abrió el centro de aislamiento el 6 de mayo para poder proporcionar una zona segura a los posibles contagios que surgieran en el campo de Moria, donde se temía que, debido a las condiciones, un brote pudiera causar una crisis sanitaria y humanitaria.

Según confirmó a Efe el portavoz de prensa de MSF en Grecia, Faris Al-Jawad, las autoridades locales les han impuesto una multa de 35.000 euros por uso ilegal del terreno, a pesar de que el centro de aislamiento, formado por contenedores y tiendas de campaña, forma parte del plan de emergencia del ministerio de Migración y les obligan a desmantelarlo antes de que finalice julio.

“Es increíble que estemos siendo obstruidos por las autoridades locales mientras intentamos proteger a personas vulnerables cuando, justo a nuestro lado en Moria vemos una enorme violación de la dignidad humana, con miles de personas atrapadas en condiciones inhumanas”, afirmó en el comunicado Stephan Oberreit, jefe de misión de MSF en Grecia.

También te podría interesar:   Ecuador registra 571 nuevos contagiados y 33 decesos en un día

“El sistema de salud público de Lesbos sería simplemente incapaz de controlar la devastación causada por un brote en Moria, que es la razón por la que hemos intervenido”, resaltó Oberreit.

Deja un comentario - Esos se quedarán pendiente de aprobación por Super 7