Bruselas.- La Comisión Europea (CE) destinará una ayuda humanitaria de 39 millones de euros a las comunidades afectadas por el conflicto en Birmania y en Bangladesh, en especial, a los refugiados rohinyás, cuya situación se puede ver agravada por el golpe de Estado y la crisis de la covid 19.

“El reciente derrocamiento militar del gobierno legítimo en Birmania corre el riesgo de agravar la ya grave crisis humanitaria a la que se enfrentan las poblaciones desplazadas y afectadas por el conflicto”, destacó este martes en un comunicado el comisario europeo de Gestión de Crisis, Janez Lenarcic.

En esta línea, lamentó que en Bangladesh la pandemia está agravando las “ya difíciles condiciones que atraviesan casi un millón de refugiados rohinyás en los campamentos y en las comunidades de acogida”, a lo que añadió que “en ambos países los peligros naturales recurrentes aumentan aún más las vulnerabilidades”.

Las organizaciones humanitarias que trabajan en Bangladesh y Birmania recibirán 24,5 millones de euros y 11,5 millones de euros, respectivamente, para responder a sus principales necesidades básicas y para prepararse ante futuras catástrofes, según apuntó el Ejecutivo comunitario en la misma nota.

Asimismo, otros 3 millones de euros se destinarán a las necesidades vitales de protección de los rohinyás apátridas en otros países de la región.

Este apoyo de emergencia ayudará a los socios humanitarios de la UE a proporcionar alimentos, nutrición, refugio y servicios esenciales de salud, agua y saneamiento a las poblaciones más vulnerables y de difícil acceso, manteniendo la educación y la protección.

En 2017, el Ejército birmano lanzó una campaña militar contra la minoría rohinyá que dejó miles de muertos, violaciones, la devastación de aldeas enteras y el éxodo de más de 720.000 personas a la vecina Bangladesh, lo que está siendo investigado por supuesto genocidio en la Corte Internacional de Justicia (CIJ) de La Haya.

Se estima que queda medio millón de musulmanes de esta minoría en Birmania, donde viven en campos de desplazados o en aldeas y se les niega la ciudadanía y otros derechos como el de movimiento.

Tras el golpe de Estado en Birmania a principios de febrero, organizaciones internacionales como la ONU mostraron su preocupación por el efecto que la actual crisis pueda tener en la situación de los rohinyá y en el posible retorno de los cientos de miles de refugiados desde Bangladesh.

Deja un comentario - Esos se quedarán pendiente de aprobación por Super 7