Santo Domingo. El consumo de alcohol ilícito ocasiona severos daños a la salud y reduce las recaudaciones del Estado, al tiempo que perjudica la capacidad de crear empleos y pagar impuestos de la actividad productiva formal.

Así concluyeron Daniel Witt, presidente del Centro Internacional de Impuestos e inversiones, y Simon Vincent del Servicio de Investigación de Fraudes, HM Revenue & Customs, quienes explicaron el impacto negativo del consumo de alcohol ilícito en los ingresos del gobierno, durante sus exposiciones en el Foro sobre Comercio Ilícito de Alcohol organizado por la Asociación de Industrias de la República Dominicana.

Los expositores internacionales coincidieron durante sus intervenciones que los altos niveles de impuestos que impactan las bebidas alcohólicas reguladas resultan contraproducentes, favoreciendo la demanda del alcohol ilícito, más barato, y creando amplios márgenes de ganancia para los que producen y comercializan alcohol ilegal.

“Se estima que cada año República Dominicana deja de recaudar aproximadamente tres mil millones de pesos por el comercio ilícito, particularmente por prácticas ilegales como contrabando, falsificación, adulteración de productos y evasión fiscal, lo que perjudica directamente a diversas industrias en el país, particularmente farmacéuticas, tabacaleras, hidrocarburos y, por supuesto, la de alcoholes.” manifestó el ministro de Industria, Comercio y Mipymes, Víctor -Ito- Bisonó, quien asistió en representación del presidente Luis Abinader y presentó el plan de acción nacional para combatir el comercio ilícito.

Según se planteó en el foro, se trata de un negocio delictivo que evade la ley al poner a la venta productos que son dañinos para la salud humana y que no están regulados ni pagan impuestos. El alcohol ilícito provoca que los ingresos fiscales disminuyan, lo que perjudica la capacidad del gobierno dominicano para implementar programas sociales y políticas públicas necesarias.

Celso Juan Marranzini, presidente de la AIRD, señaló que el comercio ilícito tiene un enorme impacto en el empleo formal y, por lo tanto, en el bienestar de miles de familias dominicanas que ven peligrar sus medios de subsistencia cuando las empresas en que laboran pierden competitividad, condenadas a competir contra evasores.

“En la República Dominicana, el comercio ilícito de alcohol supera el 30 %, esto quiere decir que 1 de cada 3 bebidas alcohólicas vendidas es ilícita. Este es el nivel de consumo ilícito más alto de la región”, expresó Daniel Witt, también especialista en tributación y comercio internacional, en su ponencia sobre “El comercio ilícito de alcohol y su incidencia en la economía mundial”.

El señor Witt señaló que, si los impuestos a las bebidas alcohólicas se aumentan mucho y muy rápido, existe el riesgo de desestabilizar el mercado legal y abrir más la puerta al comercio ilícito. “Se debe ser en extremo cuidadoso para no provocar un choque impositivo en el país”, recalcó, “los impuestos no deben volver el producto inalcanzable para los consumidores”.

Por su lado, Simon Vincent, auspiciado por la Embajada del Reino Unido en el país, expuso sobre la “Estrategia para abordaje del crimen organizado de alcohol ilícito: la experiencia de Reino Unido” y Samira Fadul, vicepresidenta de Asuntos Corporativos de la empresa de bebidas Bavaria de Colombia, presentó la experiencia y las buenas prácticas implementadas para combatir el alcohol ilícito en Colombia.

La actividad contó además con la participación como panelistas de Daniel Rivera, ministro de Salud, Francisco Torres subdirector de cumplimiento de la DGII, Circe Almánzar de la AIRD, Manuel Cabral de Rivlas y Aguie Lendor de Adropon quienes abordaron “las consecuencias del comercio ilícito de alcohol en la economía y salud dominicana”, con la moderación del comunicador y productor de noticias Roberto Cavada.

En un segundo panel, Eduardo Rodriguez, asesor de la Dirección General de Aduanas, Esteban Giudici, de la Alianza Transnacional para Combatir el Comercio Ilícito (TRACIT), Pedro Amador, procurador adjunto de la PGR, y Yorlin Vásquez, subdirectora legal de la DGII, trataron el tema de la “Persecución del comercio ilícito de alcohol en República Dominicana”Además, ofreció unas palabras el embajador de Gran Bretaña en la República Dominicana, Mockbul Ali OBE.

La realización del Foro sobre el Comercio Ilícito Alcohol forma parte del compromiso del sector privado de impulsar iniciativas multisectoriales que contribuyan a la erradicación del comercio ilícito de alcohol para salvaguardar la vida de los dominicanos y apoyar los esfuerzos realizados por las autoridades durante los últimos meses.

Deja un comentario - Esos se quedarán pendiente de aprobación por Super 7