Santo Domingo.- El presidente de la República, Luis Abinader, participó este jueves en una misa celebrada en la capilla San Rafael del Palacio Nacional por el Día de La Altagracia, a la que pidió ayuda para desarrollar su labor de gobierno, al pronunciar unas palabras durante la ceremonia.

“Le pido a Dios y a la Virgen de la Altagracia que nos ayude a seguir buscando el camino que este país necesita; que nos ayude a darnos las fuerzas que nos ha dado hasta ahora; que nos de sabiduría, pero sobre todo que tengamos y continuemos con la humildad de que si nos equivocamos, también rectificar”, dijo.

En su intervención el mandatario se refirió a las dificultades a las que ha debido hacer frente como jefe del Ejecutivo, empleando el juego del béisbol como metáfora.

“A mí me parecía que yo vine a gobernar como si estuviese en la caja de bateo y antes de ir a batear el bate tiene tres pesas, y esas tres pesas son la crisis, la pandemia, con su consecuencia en la crisis económica y la profunda crisis moral que había en este país entre muchas otras”, señaló.

Abinader, acompañado por la Primera Dama, Raquel Arbaje, y por la Vicepresidenta, Raquel Peña, trasladó un mensaje positivo en lo relativo a la superación del coronavirus, convencido de que “todo esto pasará y los dominicanos podremos seguir siendo el pueblo amable y solidario de siempre”.

También manifestó su deseo de acudir el próximo año a la Basílica de Higüey para asistir a la homilía en conmemoración a la Virgen de la Altagracia, madre protectora del pueblo dominicano, una tradición que sigue desde hace años junto a su esposa y a la que este año ha renunciado, como el resto de dominicanos, a causa de la pandemia.

Asimismo, confió en tener la vacuna contra la enfermedad lo antes posible y pidió a la población que se proteja y cuide, especialmente, de las personas mayores.

Deja un comentario - Esos se quedarán pendiente de aprobación por Super 7