La personalidad jurídica del Estado es el fundamento del Derecho Público. Es, a partir de la idea, que existe el Estado como una persona jurídica distinta a los particulares los cuales se rigen por el derecho privado. Esa idea del Estado como persona jurídica, implica que éste sea titular de derechos, de prerrogativas y de poderes, pero a su vez de obligaciones y de deberes, permitiendo esto crear una disciplina que se encarga del estudio de las relaciones de ese sujeto especial llamado Estado. Por lo tanto no es posible pensar al Estado al margen del derecho con unas potestades de actuación que no puedan ser traducibles en términos jurídicos.

En el antiguo régimen es decir, gobierno previo a la Revolución Francesa no existía esta visión, sino que existía una teoría general de que en el Estado había una doble personalidad, la cual consistía en que una cosa lo era la Monarquía, el Rey, el Soberano, que podía ejercer poder de imperium sin estar limitado jurídicamente, y por lo tanto sus actuaciones no podían ser cuestionadas jurídicamente por los tribunales. Por otro lado existía la idea que posteriormente se desarrolló en el ámbito de ese antiguo régimen, tomando como punto de origen el derecho romano según el cual el fisco venía a ser un ente distinto del Monarca, a través del cual el Estado se relacionaba jurídicamente con los particulares y era esa idea de fisco que permitía que esos particulares en la relación con ese componente del Estado, pudiesen acudir a los tribunales pero regidos bajo las reglas del derecho común privado.

Cabe destacar que en la actualidad existen teóricos del derecho que incluso luego de Siglos de superado el antiguo régimen, para pasar a las llamadas democracias constitucionales, sostienen la posibilidad de que permanezca esta idea de la Doble Personalidad del Estado. Veamos el argumento que hay detrás de esta idea de la Doble Personalidad del Estado en el marco de lo que pudiese ser un estado democrático y de derecho. La idea es que la soberanía convive de manera conjunta tanto en el pueblo como en los órganos del Estado, por lo que esos órganos del Estado como son el Poder Legislativo y el Poder Ejecutivo, específicamente los órganos políticos, tendrían también la potestad soberana para poder decidir sin que estén limitados jurídicamente. Se debe recordar que la característica fundamental de la soberanía como idea que fundamenta un ordenamiento, es que quien es titular de la soberanía no está condicionado o limitado jurídicamente. Es por esto que en las teorías constitucionales cuando se desarrolla la idea de poder constituyente, dicho poder es el que es ejercido por el soberano, el cual es concebido usualmente como un poder extra jurídico el cual no está condicionado jurídicamente. Sin embargo, están los poderes constituidos que son los que surgen como consecuencia del constituyente, que sí están limitados jurídicamente a la decisión del constituyente, y esa decisión lo es la Constitución.

Algunos teóricos del derecho sostienen que la soberanía no se agota en el pueblo en ese momento constituyente, y que los órganos que son reconocidos en la propia Constitución como órganos del estado, tendrían también titularidad para ejercer esa soberanía.

Deja un comentario - Esos se quedarán pendiente de aprobación por Super 7