Kabul.– Los talibanes rechazaron este miércoles su participación en un eventual proceso electoral “anticipado” sugerido por el Gobierno afgano como una opción para impulsar las estancadas conversaciones intraafganas, que buscan poner fin a casi dos décadas de guerra.

“No apoyamos ni favorecemos procesos que fracasan reiteradamente en el país. Las elecciones y otros procesos que sugiere el bando rival, se enfrentarían a resultados vergonzosos y pondrían al país en una crisis”, dijo a Efe el portavoz talibán, Zabihullah Mujahid.

Con ello, el portavoz se refiere a una propuesta a la que se ha referido varias veces el presidente afgano, Ashraf Ghani, para convocar comicios “anticipados” como una alternativa para facilitar las negociaciones de paz que tienen lugar en Catar desde mediados de septiembre sin ningún progreso significativo.

Aunque Ghani no ha explicado su plan de elecciones anticipadas, sí ha dicho que su administración está lista para celebrar comicios dentro de seis meses con la participación de los talibanes, para transferir a su sucesor el poder político a través de una vía constitucional, en lugar de a través de un gobierno interino.

LA CARTA DE EEUU

Las propuesta de Ghani surgió después de que el mandatario afgano recibiese una carta del secretario de Estado de Estados Unidos, Antony Blinken, en la que este último proponía cuatro puntos para acelerar las negociaciones de Catar.

En el documento, Blinken elabora un conjunto de pasos para llegar a “un acuerdo negociado y un alto el fuego” en Afganistán a través de un esfuerzo diplomático de “alto nivel” con las partes afganas, los países regionales y la ONU.

Como parte de estos esfuerzos, Estados Unidos pidió al Gobierno de Turquía que organizara en las próximas semanas una reunión de alto nivel para reunir al Gobierno afgano y los representantes de los talibanes para “finalizar un acuerdo de paz”.

“Están llegando rumores, llegan cartas, vienen planes, pero (el Gobierno de) Afganistán se mantiene erguido en su lugar como un árbol”, dijo hoy Ghani aludiendo a la propuesta de Estados Unidos para la aceleración de las conversaciones de paz.

Ghani cumple actualmente el segundo año de su segundo mandato de cinco años, después de que fuera reelegido e investido en una controvertida elección presidencial en febrero de 2020.

La victoria de Ghani fue impugnada en ese momento por su rival electoral, Abdullah Abdullah, que en medio de la disputa organizó su propia ceremonia de investidura, paralela a la de Ghani.

Tras una negociación, que requirió la intervención de EEUU, Abdullah fue nombrado presidente del Consejo Superior para la Reconciliación Nacional, cuerpo político que gestiona las negociaciones de paz.

“El proceso electoral allanó el camino para que dos líderes (Ghani y Abdullah) hicieran un juramento paralelo el mismo día, por lo que no queremos ni estamos a favor de empujar al país hacia una situación de crisis de este tipo”, dijo Mujahid.

Los talibanes están a favor de que se forme un sistema de gobierno islámico en Afganistán, para ello “hay reglas y regulaciones específicas”, explicó.

Un régimen islámico es “decidido por los eruditos islámicos y se implementará como resultado del acuerdo a través de conversaciones intraafganas”, dijo el portavoz, al tiempo que reiteró su rechazo a “procesos extranjeros y falsos que enfrentan al país en crisis”.

Deja un comentario - Esos se quedarán pendiente de aprobación por Super 7