Berlín.- Los ajustados resultados de los comicios alemanes del domingo dejan un panorama en el que el nuevo Gobierno será probablemente un tripartito que aspiran a presidir tanto el candidato socialdemócrata, Olaf Scholz, como su rival conservador, Armin Laschet.

Aunque el Partido Socialdemócrata (SPD) formará el grupo parlamentario más fuerte, Laschet se ha mostrado también dispuesto a formar Gobierno en lo que él ha llamado una “coalición de futuro” con Los Verdes y el Partido Liberal (FDP), también socios potenciales de Scholz.

La situación conduce a que verdes y liberales se conviertan prácticamente en árbitros de la formación de Gobierno.

Scholz reclama para sí el derecho a formar Gobierno, tras haber logrado mejorar en cinco puntos el resultado de su agrupación en las elecciones de hace cuatro años mientras que el bloque conservador, formado por la Unión Cristianodemócrata (CDU) y la Unión Socialcristiana (CSU) bávara tuvo el peor resultado desde 1949.

LASCHET MATIZA QUE NO RECLAMA DERECHO A SER CANCILLER
Laschet, tras haber dicho anoche que la CDU/CSU tenía un mandato para presidir una “coalición de futuro”, matizó hoy su afirmación diciendo que no había pretendido reclamar el derecho a formar Gobierno sino tan solo hacer una oferta a los otros dos partidos.

El FDP, como lo ha admitido su jefe Christian Lindner antes y después de las elecciones, tiene las mayores coincidencias programáticas con la CDU/CSU mientras que Los Verdes tienen más punto de contacto con el SPD.

“Una coalición rojiverde hubiera funcionado sin problemas”, dijo el copresidente de Los Verdes, Robert Habeck.

Una coalición “semáforo” (el rojo por el SPD, el verde por Los Verdes y el amarillo por los liberales) según Habeck, implica mayor disposición al compromiso.

Habeck, la candidata de Los Verdes a la cancillería Annalena Baerbock y Lindner han sugerido que primero se tiene que intentar una aproximación entre ecologistas y liberales y luego ver con cuál de los dos socios mayoritarios potenciales es más factible lograr un acuerdo.

“Hemos acordado que tendremos conversaciones previas con Los Verdes. Las mayores diferencias existen entre el FDP y Los Verdes, pero también son los partidos que han ofrecido superar el statu quo de la gran coalición”, dijo Lindner hoy tras una reunión con la cúpula del partido.

“Después estaremos abiertos a aceptar invitaciones a negociar con el SPD o con la CDU/CSU si estas llegan”, agregó.

Sin embargo, durante una reunión de la cúpula de la CDU Laschet aseguró haber hablado hasta tarde en la noche con Lindner -con quien estuvo aliado en Renania del Norte-Westfalia- y manifestó su intención de hablar hoy con Baerbock.

LOS VERDES PREFIEREN AL SPD, SCHOLZ PREVIENE AL FDP CONTRA CONSERVADORES
Dentro de Los Verdes parece haber una preferencia clara por una coalición con el SPD mientras que Scholz ha advertido al FDP que una alianza con la CDU/CSU es pasar por alto el voto de los electores lo que nadie puede hacer sin consecuencias.

“Es claro que nadie puede ignorar el voto de los electores sin consecuencias”, advirtió este lunes en una comparecencia en la sede del SPD donde se mostró a favor de una coalición “social, ecológica y liberal”.

Lindner, desde que se conocieron los primeros sondeos, ha sostenido la tesis de que nadie tiene un mandato claro para formar Gobierno debido a que ni el SPD ni la CDU/CSU llegan a un tercio de los votos, con lo que se mantiene la puerta abierta para una alianza con los conservadores.

Los dos modelos existen a nivel regional. El semáforo en Renania-Palatinado (oeste de Alemania) y la llamada coalición Jamaica -por los colores de la bandera de ese país, negro, por la CDU, verde y amarillo- en Schleswig-Holstein (norte del país).

Habeck fue, como jefe regional de Los Verdes en ese momento, clave en la formación de la alianza en Schleswig-Holstein. A nivel federal hubo un intento de formar una coalición Jamaica a nivel federal pero los liberales se retiraron de la mesa de negociaciones.

“Hace cuatro años la CDU/CSU y Los Verdes pretendían que suscribiéramos un acuerdo de coalición entre ellos”, ha insistido ahora Lindner, que cree que en esta ocasión puede haber una base para las negociaciones.

Los principales puntos de conflicto tienen que ver con la política fiscal y laboral.

El FDP pide alivios fiscales mientras que tanto el SPD como Los Verdes no ven mayor margen para ello.

Por otra parte, mientras que tanto socialdemócratas como verdes han hecho campaña con un aumento del salario mínimo de 9,60 euros a 12 euros por hora el FDP dice que se trata de un tema que debe seguir en manos de una comisión independiente y ajena a una política de Gobierno.

La mayor coincidencia está en la necesidad de una ofensiva de inversiones aunque mientras el FPD piensa ante todo en estimular inversiones privadas el SPD y Los Verdes consideran que son necesarias también inversiones del estado.

Deja un comentario - Esos se quedarán pendiente de aprobación por Super 7