Sao Paulo.– El Gobierno de Sao Paulo, el estado brasileño más castigado por el coronavirus, anunció este viernes la reapertura, con limitaciones, de comercios e iglesias a partir del domingo, a pesar de las altas cifras de contagios y muertes que aún registra la región.

Las autoridades paulistas justificaron la flexibilización de las restricciones, vigentes desde el pasado 6 de marzo, con base a un leve descenso de los ingresos hospitalarios por covid-19.

Asimismo, anticiparon que los restaurantes, las peluquerías y los gimnasios también podrán funcionar, igualmente con límites de capacidad y horarios restringidos, a partir del 24 de abril, así como los museos y los parques.

“Esta semana, que aún no ha acabado, es la segunda semana consecutiva de caída porcentual de ingresos. Bajamos un 10 %”, señaló en una rueda de prensa el secretario de Salud de Sao Paulo, Jean Gorinchteyn.

El estado de Sao Paulo, el más poblado, con 46 millones de habitantes, y rico del país, contabiliza hasta la fecha más de 2,7 millones de positivos y 86.500 muertes asociadas al nuevo coronavirus.

Solo este jueves, Sao Paulo añadió 1.060 fallecidos y 18.067 casos de covid-19.

La tasa de ocupación de las unidades de cuidados intensivos de la región llegó a estar por encima del 90 % y en estos momentos se ubica en el 85,3 %, lo cual indica que la red hospitalaria todavía está fuertemente presionada por la alta incidencia del SARS-CoV-2.

El Gobierno regional mantuvo, sin embargo, el toque de queda nocturno entre las 20.00 y las 05.00 horas y la obligatoriedad del teletrabajo para actividades administrativas.

La secretaria de Desarrollo Económico de Sao Paulo, Patrícia Ellen, señaló que esta “fase de transición” garantiza un “retorno seguro y gradual”, al tiempo que reconoció que hubo presión de algunos sectores económicos para iniciar la desescalada.

“Todo eso fue realizado con diálogo con los sectores y la petición que hicieron, en general, fue: ‘Necesitamos retomar nuestras actividades, necesitamos un voto de confianza y lo haremos con total responsabilidad'”, indicó Ellen.

Brasil vive actualmente la peor fase de la pandemia del coronavirus con un promedio en la última semana de unos 3.000 fallecidos diarios vinculados a la covid-19.

El país es el segundo con mayor número de óbitos (365.444), después de Estados Unidos, y el tercero con más infectados (13,7 millones), tras EE.UU e India.

Deja un comentario - Esos se quedarán pendiente de aprobación por Super 7