Londres.- El Gobierno del Reino Unido presentó este miércoles un plan que endurece las condiciones para pedir asilo en este país a fin de detener la llegada de inmigrantes por vías “ilegales”.

En una comparecencia ante el Parlamento, la ministra del Interior, la conservadora Priti Patel, detalló “la mayor transformación del sistema de asilo en décadas”, un plan que calificó de “justo pero firme” que pretende, entre otras cosas, “desincentivar” a los traficantes que envían a inmigrantes en pateras por el Canal de la Mancha.

La iniciativa, que complementa el nuevo sistema de inmigración por puntos introducido tras el Brexit, será sometida a consulta pública hasta el 6 de mayo, tras lo cual se impulsaría nueva legislación, dijo Patel.

De acuerdo con la ministra, los cambios persiguen tres objetivos: aumentar la “eficacia” del sistema para apoyar “a quienes de verdad necesitan asilo”; “disuadir la entrada ilegal” al país y “romper el modelo de negocio de las redes criminales”; y “poder expulsar más fácilmente a quienes no tengan derecho” a estar aquí.

Como parte del plan, calificado de “inhumano” por la oposición y organizaciones de defensa de refugiados, recibirán menos facilidades las personas que lleguen al Reino Unido desde otros países “seguros” en los que podrían haber solicitado ya refugio.

Quienes llegan desde lugares como la vecina Francia “no buscan refugio de un peligro inminente, como recoge el sistema de asilo”, sino que “eligen el Reino Unido como destino favorito” antes que otros, afirmó Patel.

El Gobierno conservador prevé además “acelerar” el proceso para expulsar a las personas cuya solicitud sea rechazada y no descarta llegar a acuerdos con terceros países para que se ocupen de los trámites.

Hace unos días, Gibraltar indicó que no se prestaría a ofrecer ese servicio, después de que la prensa publicara que Interior se planteaba ubicar allí un centro de procesamiento de casos.

Los inmigrantes que lleguen al Reino Unido en viajes organizados por traficantes solo recibirán un permiso de residencia temporal y podrán ser expulsados, mientras que se harán mas controles para detectar a adultos que se hacen pasar por menores, indica la propuesta gubernamental.

Los delincuentes que fletan barcas por el canal de la Mancha (entre Francia e Inglaterra) podrían enfrentarse a penas de cadena perpetua y los inmigrantes con antecedentes penales deportados que regresen a este país podrían ser castigados con cinco años de cárcel, frente al máximo actual de seis meses.

Por contra, el plan gubernamental ofrecería residencia permanente inmediata a las personas que lleguen a través de “rutas legales de reasentamiento”, especialmente de países como Irán y Siria, dijo Patel.

La ministra argumentó que actualmente el “generoso” sistema británico de asilo está al borde del colapso, con 109.000 peticiones pendientes, debido a que a las solicitudes legítimas se suman las de personas llegadas “por rutas paralelas ilegales”.

El portavoz laborista de Interior, Nick Thomas-Symonds, atribuyó este retraso “a la mala gestión del Gobierno” y añadió que las nuevas medidas “no harán nada” para desmantelar las redes organizadas.

El director del Consejo de Refugiados, Enver Solomon, criticó por su parte que el Gobierno quiera diferenciar entre inmigrantes “en base a la ruta por la que llegan” mientras Tim Naor, de Acción para los Refugiados, consideró “crueles y desalmadas” las propuestas. EFE

Deja un comentario - Esos se quedarán pendiente de aprobación por Super 7