Madrid.- El presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, ha negado que la Comisión Europea (CE) imponga reformas como la laboral o la de pensiones, y ha incidido en que son recomendaciones públicas y dialogadas que posteriormente serán ampliamente consensuadas con los agentes sociales y políticos.

“Es importante generar esos consensos, creo que hay en el Congreso de los Diputados y en el diálogo social una mayoría amplia para hacer modificaciones en el mercado laboral y una reforma de las pensiones”, ha recalcado durante una conversación con la presidenta de la Agencia EFE, Gabriela Cañas, en la inauguración de un ciclo de encuentros sobre los fondos europeos organizado por EFE y la consultora KPMG.

Sánchez ha insistido en este foro, celebrado bajo el lema “Fondos europeos, las claves para la recuperación”, en que es “fundamental” llegar a consensos en temas como las pensiones para no estar “al albur” de las mayorías parlamentarias de cada momento.

Sánchez ha valorado que España pueda beneficiarse de más de 140.000 millones de euros procedentes de Europa para poder acelerar reformas estructurales pendientes, como la transición ecológica o la digital, y que hasta ahora no se podían hacer por la carencia de recursos que provocó la crisis financiera de 2008.

En este sentido, ha puntualizado que la economía española está capacitada para poder gestionar estas ayudas de manera óptima, “y no solo con las empresas que tiene, sino también con unos funcionarios públicos altamente cualificados”.

“Se dice que solo absorbemos el 38 % de los fondos europeos, es una verdad a medias”, ha afirmado el presidente, que ha explicado que España “ejecuta todo” y “no ha devuelto ni un solo euro”, aunque ha reconocido que no siempre se hace a tiempo.

Durante este foro, Sánchez ha recordado que el Gobierno ha elaborado 170 reformas en 30 fichas que ha enviado a Bruselas para ser posteriormente consensuadas.

“Da la sensación de que es un cuarto sin ventanas donde la Comisión Europea dice lo que se tiene que hacer. Y no, son recomendaciones que dialogamos y son publicadas, y no hay secreto en esto”, ha puntualizado.

Sánchez ha añadido que los cambios en el mercado de trabajo y en el sistema de pensiones serán muy meditados y consensuados, como lo han sido los nuevos expedientes de regulación de empleo (ERTE) vinculados a la COVID-19.

“Los ERTE han venido para quedarse”, dado que han sido “una de las grandes innovaciones que hemos incorporado en la respuesta a la crisis”, ha indicado Sánchez, quien ha abogado por “institucionalizar y reforzar” la negociación colectiva.

“Cuando uno habla con los empresarios, las diferencias no son tan amplias; al contrario, hay un territorio de consenso muy amplio y estoy convencido de que lo vamos a poder lograr”, ha confiado.

COLABORACIÓN PÚBLICO-PRIVADA

Pedro Sánchez ha asegurado que el “éxito” en la gestión de los fondos pasa por la colaboración público-privada, en especial en sectores que necesitan transformarse como el turismo, la tecnología 5G, los vehículos eléctricos, las baterías de litio o el hidrógeno verde.

A esto se añade la necesidad de resolver “fallos de mercados” derivados de la falta de inversión privada en sectores de alto crecimiento potencial, entre los que el presidente ha citado los microchips, los nanosatélites o la nube.

Esta falta de inversión “tiene que ser cubierta y complementada por el sector público” porque “la idea central es que hay proyectos que van a definir el grado de competitividad, el crecimiento potencial y la creación de empleo” de la economía.

Con ese objetivo se ha creado la figura de los proyectos estratégicos para la recuperación y transformación económica (PERTES), que identificarán los sectores en los que España “quiere involucrarse de manera protagonista” para después buscar empresas interesadas y finalmente materializar los proyectos a través de mecanismos como convenios o uniones de empresas.

DÉFICIT Y DEUDA

Además de las reformas ligadas a los fondos, el presidente español ha señalado que una vez superada la crisis tendrá que abordarse la sostenibilidad del déficit y la deuda pública, lo que pasa, entre otras cuestiones, por una futura reforma fiscal.

En ese sentido, Sánchez ha reclamado también un debate sobre la armonización fiscal a nivel europeo, porque “no puede ser que haya países que hagan ‘dumping fiscal'” (competencia desleal) dentro del mercado único.

Deja un comentario - Esos se quedarán pendiente de aprobación por Super 7