Nueva York.- Nueva York, que intenta ponerse en pie de tras la crisis de salud por el coronavirus que le llevó a ser el centro de la epidemia en 2020, iniciará un nuevo capítulo de su historia el 1 de enero de la mano de Eric Adams, un expolicía que tendrá a su cargo como alcalde dirigir a la ciudad más grande de la nación en momentos en que está viendo un repunte de casos y una larga lista de problemas por atender.

Otras figuras, de diversas áreas, han sido noticia además este año en Nueva York, la llamada “capital del mundo”.

ERIC ADAMS
Adams, también exsenador estatal y expresidente del condado de Brooklyn, ganó la alcaldía en unos comicios en los que se impuso sin problemas a sus rivales, y cuando jure el 1 de enero será el segundo alcalde negro en esta ciudad, luego de David Dinkins, que dirigió sus destino del 1990 al 1993.

La esperanza de los neoyorquinos está puesta en este demócrata vegano de 61 años, que dirigirá esta ciudad de 8,8 millones de habitantes en medio de un repunte de casos de la covid debido al rápido avance de la variante del ómicron, y que enfrenta otros grandes desafíos como el resurgimiento de la violencia armada en las calles a la que este excapitán de la policía ha prometido convertirla en asunto prioritario.

ANDREW CUOMO
Este hábil político demócrata, exsecretario del Departamento de Vivienda de EE.UU y exfiscal general de Nueva York y que en 2011 llegó a ser gobernador del estado, se vio obligado a renunciar en agosto -algo impensable sólo unos meses atrás-, a raíz de denuncias de acoso sexual de empleadas y exempleadas, lo que él ha negado.

Cuomo, de 64 años, cautivó a una audiencia nacional durante sus conferencias de prensa diarias sobre la covid en las que trasmitía seguridad por la forma en que manejaba los problemas, en momentos en que Nueva York era el epicentro de la pandemia. En su estrepitosa caída arrastró a su hermano menor Chris, un presentador estrella de la cadena CNN que fue despedido por haberle ayudado con su escándalo de acoso sexual.

ELON MUSK
El multimillonario empresario, fundador de Tesla y SpaceX, fue electo “Persona del Año” del 2021 por la revista Times de Nueva York, que asegura que “con un movimiento de su dedo, el mercado de valores se dispara o se desmaya”, pero también se refiere a Musk como “un payaso y un genio, un empresario y un hombre del espectáculo, un provocador”.

Musk, de 50 años, y amante de comunicarse con sus seguidores en las redes sociales, recurrió a ellas para consultarles la venta el pasado noviembre del 10 % de las acciones de su empresa de vehículos eléctricos Tesla, acaparando gran atención de sus admiradores y de los medios. El sudafricano finalmente las vendió tras la aprobación de su ejército de seguidores. Mientras, continúa el proyecto de SpaceX y la NASA para volver a la luna en el 2022.

GHISLAINE MAXWELL
La millonaria británica de 60 años, acusada de ayudar al magnate financiero y exnovio Jeffrey Epstein en una trama de abuso sexual a menores, se ha enfrentado a lo largo de diciembre a un proceso judicial de tintes muy mediáticos debido al vínculo de muchos políticos y otros famosos con Epstein.

Maxwell ha pasado el último año y medio de su vida aislada en una celda, lejos de los lujos en los que siempre ha vivido envuelta, y ha hecho circular la idea de que no es sino un chivo expiatorio con el que el gobierno estadounidense quiere vengarse por no haber podido juzgar a Espstein al no haber evitado su suicidio en prisión .

HERMANOS MARTINELLI
Luis Enrique y Ricardo Alberto Martinelli Linares, hijos del expresidente de Panamá Ricardo Martinelli (2009-2014), extraditados desde Guatemala a esta ciudad, son los más recientes acusados en el escándalo de corrupción de la empresa brasileña de construcción Odebrecht, que durante años pagó sobornos a muchos políticos latinoamericanos a cambio de contratos.

Los hermanos están en una cárcel federal en Nueva York a la espera de su condena en el 2022, tras declararse culpables de blanqueo de unos 28 millones de dólares, en otro caso de gran atención mediática en esta ciudad.

LOS EMIGRANTES
La crisis de salud causada por la covid-19 dejó a miles sin empleo, lo que afectó mucho más a comunidades de bajos recursos donde viven inmigrantes que por su estatus legal no podían cobrar el subsidio de desempleo ni otros incentivos económicos aprobados por el Congreso mientras sus deudas, entre ellas por el pago de alquiler, seguían creciendo.

En Nueva York su lucha por ser tomados en cuenta les llevó a una huelga de hambre de 23 días, que concluyó con una victoria, tras la creación por el estado del Fondo de Trabajadores Excluidos, el mayor del país, dotado de 2.100 millones de dólares.

LOS “DELIVERISTAS”
La entrega de comida a domicilio es un servicio fundamental para miles de neoyorquinos y fue clave durante el cierre de la economía por la pandemia. Miles de repartidores -se calcula que son 65.000 en esta ciudad, con un gran número de latinos- que trabajan para aplicaciones continuaron haciendo entregas arriesgando sus vidas, tanto por el virus como por los asaltos y agresiones en un mercado que no les ofrecía protección laboral al no estar regulado.

Pero, este grupo organizados como “Los deliveristas unidos” decidió poner un alto a los abusos que enfrentaban, logrando que este año por primera vez se adoptaran leyes en esta ciudad para mejorar sus condiciones: garantía de salario mínimo, atención médica, limitar la distancia de las entregas, el pago completo de sus propinas, pagos mínimos por viaje y hasta el uso del baño en los restaurantes que les negaban.

LOS TAXISTAS DE COCHES AMARILLOS
Los taxis amarillos son tan emblemáticos de Nueva York como la Estatua de la Libertad o el Empire State Building, con un gran número de emigrantes al volante. Con la llegada a este mercado en la década del 2010 de empresas de aplicaciones como Uber y Lyft, los taxistas tradicionales sufrieron pérdidas de ingresos y acumularon deudas de hasta más de 700.000 dólares por sus licencias.

Tras decretar una huelga de hambre, y con apoyo de influyentes políticos, obtuvieron una importante victoria cuando la ciudad llegó a un acuerdo con la New York Taxi Workers Alliance que les representa, para reestructurar la deuda, lo que les ha permitido volver a las calles.

FAMILIA SACKLER
Los Sackler, dueños de Purdue Pharma, que acumularon gran parte de su fortuna con la venta de OxyContin, un analgésico altamente adictivo que según una demanda en Nueva York ayudó a crear la peor crisis de drogas en la historia de este país, han vuelto a los titulares luego de que un tribunal federal anulara el acuerdo para que la farmacéutica se acogiera a la ley de quiebras, como parte del proceso jurídico que enfrentaban en esta ciudad.

La decisión de la corte sobre el acuerdo, por el que pagarían 4.500 millones de dólares a cambio de eximirles de futuras demandas y disolver a la Purdue, será apelado por la familia, como se esperaba. Mientras, el nombre de los Sackler, que ha quedado vinculado a la crisis sanitaria de los opioides, ha comenzado a ser retirado de la lista de filántropos de varias instituciones como el famoso Museo Metropolitano de Nueva York.

DR. EDUARDO RODRIGUEZ
Este cirujano, hijo de inmigrantes cubanos, volvió a escribir otro capítulo en la historia de la ciencia, y mereció la atención del mundo, tras conocerse este año de la exitosa cirugía que dirigió en 2020 en que se trasplantó el rostro y manos a Joe DiMeo, de 22 años, que sufrió quemaduras en un 80 % de su cuerpo en un accidente de tránsito en 2018, y que ya había tenido 20 cirugías reconstructivas.

Fue la primera vez que se realizó una cirugía combinada de rostro y manos, que se extendió por 23 horas, con un equipo médico de más de 140 personas, en el Langone Medical Center en Nueva York.

Deja un comentario - Esos se quedarán pendiente de aprobación por Super 7