Bruselas.- La directora de la Agencia Europea Medicamento (EMA), Emer Cooke, subrayó este jueves que los pacientes de cáncer deben tener acceso a las vacunas contra la covid-19, aunque reconoció que se carece de la información necesaria para recomendar o no su vacunación.

“Los ensayos clínicos elaborados no necesariamente se han hecho con la participación de personas vulnerables y, por eso, carecemos de la información pertinente para recomendar su vacunación”, puntualizó Cooke en la comisión de la Eurocámara de Lucha contra el Cáncer.

Aún así, la directora de la EMA resaltó que los grupos más vulnerables, entre los que incluyó a los pacientes oncológicos, son un “criterio fundamental” para determinar el orden de vacunación de la población.

Cooke hizo hincapié en que los más vulnerables deben tener acceso a la vacuna contra el coronavirus si resulta ser la “solución idónea” para ellos, decisión que dejó en manos de los Estados miembros, que asumen la competencia de Sanidad.

“No podemos dejar de vacunar a pacientes oncológicos aunque haya algunos grupos con los que tengamos que tener más cuidado”, puntualizó otro panelista del debate, el profesor Maciej Krzakowski, presidente del Consejo de Oncología del ministerio de Sanidad polaco.

Krzakowski expresó que los pacientes que recibieron radioterapia, fueron operados o se sometieron a terapias sistémicas “deberían recibir la vacuna”, pero señaló que aquellos con un tratamiento inmunosupresor “pueden ser problemáticos” si la reciben.

Asimismo, el presidente de la comisión parlamentaria, Bartosz Arlukowicz, opinó que las campañas de vacunación en los países comunitarios “tendrían que adaptarse a estos pacientes”.

INFRAESTRUCTURA EUROPEA PARA COMPARTIR DATOS CLÍNICOS

Además, la responsable de la EMA destacó como una de las claves en cuanto a futuros avances en la investigación contra el cáncer la importancia de “contar con la infraestructura adecuada europea para hacer un acopio sistemático de datos y ponerlos a disposición de los demás”.

Para ello, resaltó, la agencia colabora con la Comisión a través de la creación del espacio europeo de datos sanitarios que, además, podría “facilitar la tarea de quienes toman decisiones”, ya que tendrán “una mayor facilidad para procesar ingentes cantidades de información”.

Compartir datos podría resultar especialmente útil en el caso de cánceres y enfermedades raras, y la Unión Europea (UE), insistió Cooke, ”tiene la posibilidad de optimizar” las investigaciones a través del intercambio de recursos, lo que reduciría los tiempos de intervención.

En relación también con la dilatación en el tiempo de los procesos de evaluación, la directora de la EMA apuntó que hay que “anticipar las cuestiones” que se plantean a los evaluadores, también en etapas nacionales en las que se evalúa, por ejemplo, si se puede sufragar el fármaco.

“Hay que intervenir mucho más en ese sentido para ‘matar’ esa brecha entre el proceso de autorización y la entrega de los tratamientos y fármacos a los pacientes de oncología”, aseguró.

EL ACCESO DESIGUAL A MEDICAMENTOS

El responsable de la comisión de Lucha contra el Cáncer puso de manifiesto la necesidad de “salvar la brecha” en el acceso a fármacos y tratamientos oncológicos.

Arlukowicz observó la desigualdad de acceso entre los pacientes según sus posibilidades socioeconómicas en Europa Central y Oriental, una diferencia que se acentúa entre los enfermos que viven en la ciudad o en el campo.

Durante la conferencia también se discutió la disparidad en la fijación de precios de los fármacos entre los Veintisiete.

“Las adquisiciones conjuntas pueden ser la manera de salir de este problema, como se ha hecho con la covid”, sugirió Arlukowicz.

Por su parte, el director ejecutivo del Observatorio de Salud de Rumanía, Vlad Mixich consideró que “la licitación y compra mancomunada de la UE” puede ser útil para “intentar equilibrar y salvar las importantes fallas de mercado, porque los más afectados son los pacientes”, concluyó.

Deja un comentario - Esos se quedarán pendiente de aprobación por Super 7