Johannesburgo.- El Gobierno de Sudáfrica afirmó este sábado que la cascada de prohibiciones internacionales drásticas tras la detección de la variante ómicron es “como castigar” al país por su avanzada vigilancia científica, además de hacer notar que no todos los países con casos están siendo objeto de restricciones.

“Esta última ronda de prohibiciones de viaje es como castigar a Sudáfrica por su avanzada secuenciación genómica y por su capacidad para detectar variantes más rápido. Una ciencia excelente debería ser aplaudida, no castigada”, subrayó el Ejecutivo sudafricano este sábado a través de un comunicado de su Ministerio de Relaciones Internacionales y Cooperación.

“Apuntamos también que las nuevas variantes han sido detectadas en otros países. Esos países no tienen vínculos recientes con África del sur. Merece la pena hacer notar que la reacción a esos países es marcadamente diferente a los casos en África del sur”, lamentó la cartera sudafricana en su mensaje.

El Ministerio también hizo hincapié en que la Organización Mundial de la Salud (OMS) pidió a los líderes mundiales no actuar por impulso y advirtió en contra de la imposición de restricciones de viaje.

“Aunque respetamos el derecho de todos los países a tomar las medidas de prevención necesarias para proteger a sus ciudadanos, necesitamos recordar que esta pandemia requiere colaboración y conocimiento compartido”, señaló la ministra sudafricana de Relaciones Internacionales y Cooperación, Naledi Pandor, citada en el comunicado.

“Nuestra preocupación inmediata es el daño que estas restricciones están causando a las familias, a la industria del turismo y de los viajes y a los negocios”, agregó Pandor.

El descubrimiento de esta nueva variante, identificada como B.1.1.529 y bautizada con la letra griega ómicron por la OMS, fue anunciado el jueves por científicos y autoridades sanitarias de Sudáfrica, a partir de muestras tomadas a mediados de noviembre.

En el momento del anuncio se habían identificado ya contagios en Botsuana y en Hong Kong (China), pero posteriormente se añadieron detecciones en Israel, en Bélgica (un caso de una viajera procedente de Egipto con escala en Turquía y sin aparentes vínculos con el sur de África) y se sospecha un caso en Alemania.

La nueva variante -de la que aún hay muy pocos casos confirmados en total- se caracteriza por presentar un número inusual de mutaciones (algo más de una treintena) cuyo impacto aún debe ser estudiado.

Pese a la escasa información disponible (por la temprana detección) y el relativamente bajo número de casos confirmados hasta la fecha, numerosos países, incluidos Reino Unido, Australia, las naciones de la Unión Europea y Estados Unidos, anunciaron rápidamente drásticas restricciones de viaje para los países del sur de África.

Deja un comentario - Esos se quedarán pendiente de aprobación por Super 7