Bruselas.- Los aviones de combate de la OTAN despegaron de urgencia 370 veces en Europa en el año 2021, principalmente para controlar aeronaves que volaban sin previo aviso cerca del espacio aéreo aliado, de las que el 80 % de las misiones, 290 en total, fue en respuesta a vuelos militares provenientes de Rusia.

En un comunicado difundido este martes la OTAN explicó que dispone de más de 60 cazas preparados en “alerta máxima” en toda Europa para reaccionar tanto a vuelos militares no anunciados como a aviones civiles que, en caso de secuestro o de problemas técnicos, pierden la comunicación con los controladores de tráfico aéreo.

La OTAN cuenta con dos centros de operaciones aéreas que monitorean todos los movimientos aéreos en el continente: uno en Alemania para cubrir el norte de Europa y otro en España, en Torrejón de Ardoz, para resguardar el sur.

“Los aviones de combate de la OTAN están en servicio las 24 horas, listos para despegar si se detectan vuelos no verificados cerca del espacio aéreo de nuestros aliados. Nos mantenemos atentos y siempre haremos lo que sea necesario para proteger y defender a todos los aliados”, sostuvo la portavoz de la OTAN, Oana Lungescu.

La mayoría de las interceptaciones en 2021 ocurrieron en la región del Báltico, donde la OTAN opera una misión de vigilancia aérea para Estonia, Letonia y Lituania, según el texto de la Alianza.

Sin embargo, agrega el comunicado, las operaciones ocurren “generalmente” sin incidentes y muy pocos vuelos entran en el espacio aéreo aliado: “Los aviones de la OTAN despegan para identificar la aeronave que se aproxima y la escoltan fuera del área”, detalló la organización.

La Alianza Atlántica cuenta con misiones de control similares para custodiar los cielos de Albania, Montenegro, Macedonia del Norte y Eslovenia, así como los de Rumanía, Bulgaria e Islandia.

Deja un comentario - Esos se quedarán pendiente de aprobación por Super 7