Santiago de Chile.- El presidente electo de Chile, Gabriel Boric, dijo en su primer discurso ante el empresariado local que “el actual status quo frena el desarrollo económico y profundiza el malestar social”, al tiempo que se comprometió a hacer reformas “con un diálogo amplio”.

“Nuestro plan de Gobierno propone iniciar un camino de cambios profundos que busca fortalecer la red de protección social, sacar nuestra economía del estancamiento productivo y enfrentar la crisis climática”, indicó el líder izquierdista en la clausura de Enade, el mayor foro empresarial de Chile.

Los cambios, sin embargo, “deben ser llevados a cabo con un diálogo amplio y sin exclusiones, con gradualidad y responsabilidad fiscal”, apuntó el exlíder estudiantil días antes de que presente oficialmente su futuro Gobierno.

“El crecimiento y la distribución de la riqueza tienen que ir de la mano con la sustentabilidad ambiental del desarrollo”, agregó.

Con solo 35 años y más de 4,6 millones de votos, Boric se convirtió el pasado 19 de diciembre en el presidente electo más joven y más votado de la historia de Chile.

El aún diputado por la austral Magallanes se impuso por un 55,8 % de los votos y por una contundente mayoría de casi 12 puntos de diferencia al ultraderechista José Antonio Kast, el candidato del empresariado chileno.

Defensor del proceso constituyente en el que está inmerso el país y crítico acérrimo del modelo neoliberal instalado durante la dictadura militar (1973-1990), Boric quiere ampliar el papel del Estado hacia un modelo de bienestar parecido al de Europa.

Candidato del Frente Amplio y el Partido Comunista, ha moderado su discurso desde que pasó a la segunda vuelta para tratar de espantar los miedos del mercado.

“Mis palabras respecto a la gradualidad y responsabilidad fiscal no eran un disfraz de campaña, sino una convicción profunda (…) Los mejores ejemplos de cuando las sociedades salen adelante es cuando se unen y voy a insistir en ese discurso”, añadió.

Boric aseguró además que “las finanzas públicas en Chile están estresadas” y que para iniciar una reducción gradual del déficit estructural a partir del 2023 “es fundamental llevar a cabo una reforma tributaria”.

Esta, señaló, “tiene que ser conversada en beneficio de todos los chilenos, no puede verse como una confrontación entre buenos y malos”.

“Lleguemos a un acuerdo que sea bueno para el país”, instó el futuro jefe de Estado, que asumirá el 11 de marzo y será el primero que no forme parte de los dos bloques tradicionales de centro que han gobernado desde el retorno a la democracia.

Deja un comentario - Esos se quedarán pendiente de aprobación por Super 7