Buenos Aires.- El Gobierno de Argentina llamó a “acompañar al pueblo de Nicaragua” para que recupere “cuanto antes” “el diálogo y la convivencia democrática” y pidió que el Ejecutivo de ese país vele por el “respeto” de los derechos humanos de toda la población, después de las cuestionadas elecciones del pasado domingo en las que Daniel Ortega fue reelegido con el 75,92 % de los votos.

“Reiteramos nuestra preocupación ante la detención de dirigentes opositores, así como la necesidad de que el gobierno nicaragüense vele por el respeto de los derechos humanos de toda la población”, expresó la Cancillería del país sudamericano en un comunicado.

Para el Gobierno de Alberto Fernández, “la democracia supone respetar la diversidad ideológica y la participación cívica sin proscripciones”.

“Debemos acompañar al pueblo de Nicaragua para que cuanto antes recupere el diálogo y la convivencia democrática”, agrega el texto ministerial, aunque concreta que “a horas de haber finalizado el acto eleccionario”, mantiene su “tradición diplomática de no injerencia en cuestiones internas en otras naciones”.

“La República Argentina ratifica su histórico compromiso con la defensa de los Derechos Humanos y apoya con firmeza el trabajo de la Alta Comisionada de Naciones Unidas, Michelle Bachelet, respecto de la situación en Nicaragua”, remarca el comunicado.

Ortega, que volvió al poder en 2007 tras coordinar una Junta de Gobierno de 1979 a 1985 y presidir por primera vez Nicaragua de 1985 a 1990, se encamina hacia su quinto mandato tras ser reelegido con el 75,92 % de los votos en los comicios del 7 de noviembre, en medio de un desconocimiento de proceso por parte de la mayoría de la comunidad internacional, incluido Estados Unidos y la Unión Europea.

El proceso electoral estuvo marcado por la detención de siete aspirantes presidenciales, la cancelación de tres partidos políticos opositores y el arresto de periodistas, empresarios, líderes sociales y otras figuras de la oposición.

REPUDIO DE LA OPOSICIÓN ARGENTINA
Sobre el contexto que vive el país centroamericano también se pronunció este martes la principal coalición opositora argentina, Juntos por el Cambio.

“Como fuerza política constituida sobre los valores y principios republicanos, los partidos políticos que integran Juntos por el Cambio rechazan categóricamente el resultado de las elecciones realizadas este domingo en Nicaragua, e instan al Gobierno a sumarse a la comunidad internacional en su repudio”, señaló la formación en un comunicado.

Para este frente político, al que pertenece el expresidente Mauricio Macri (2015-2019), lo ocurrido en Nicaragua se trató “de una parodia ilegítima y antidemocrática, sin condiciones ni garantías mínimas para ser consideradas elecciones transparentes, creíbles, independientes, libres, justas e inclusivas”.

“Su único objetivo fue silenciar la voluntad del pueblo nicaragüense y perpetuar en el poder a los dictadores Ortega y Murillo”, enfatizó la coalición, que entre otras cuestiones repudió las “violaciones” a los derechos humanos, los encarcelamientos de opositores y las intimidaciones del Frente Sandinista de Liberación Nacional “para forzar un resultado electoral contrario a la voluntad popular, a costa de muertos y decenas de miles de exiliados”.

“Al Gobierno argentino le recordamos que por nuestra historia y nuestros valores jamás avalaremos una dictadura, y lo instamos a apoyar de forma determinante la aplicación de los artículos 20 y 21 de la Carta Democrática Interamericana”, concluye el texto opositor.

Deja un comentario - Esos se quedarán pendiente de aprobación por Super 7