Redacción Cultura.- Año y medio después de su fecha prevista de estreno, que ha sido aplazado en varias ocasiones por la pandemia, llega por fin a los cines tras su estreno en Londres “No Time to Die”, lo último de James Bond, una cinta que supone la despedida de Daniel Craig del agente secreto más famoso del mundo.

Un adiós que le llega tras cinco películas y que el británico ha acogido “con una mezcla” de sentimientos. “Me siento orgulloso por la película que hemos hecho y por las películas anteriores y aliviado porque estamos aquí, la gente puede ir a verla al cine, esto era un sueño hace un año. Y, por supuesto, un poco triste porque es mi última”, apunta el actor en una entrevista.

El pasado martes, el Royal Albert Hall de Londres desplegó su alfombra roja para la premier de la cinta de Universal Pictures International, un evento al que acudieron el príncipe Carlos y su esposa, Camila, y los duques de Cambridge, Guillermo y Catalina.



“Me siento muy agradecido, muy orgulloso y muy sorprendido aún de estar aquí. No puedo creer todo lo que he hecho”, apunta Craig, que lleva quince años interpretando al espía 007 “al servicio de su Majestad”. Debutó en 2006 con “Casino Royale” y llegó al papel despertando duras críticas por prejuicios como el color claro de su pelo.

“Lo recuerdo, por supuesto, pero no con malos sentimientos porque ¿Qué puedo hacer? Lo único que podía hacer era intentar hacer una película realmente buena y luego presentarla y listo. Y si a la gente no le hubiera gustado, habría sido simplemente “oh, no importa”, pero hice mi mejor esfuerzo y de alguna manera funcionó”, apunta el actor.

Se sabe poco del argumento de la película número 25 de la saga, que no ha sido mostrada con anterioridad a la prensa. Del argumento, solo tres o cuatro líneas. La historia arranca después de que Bond haya dejado el servicio secreto y está disfrutando de una vida tranquila en Jamaica.

Su calma no dura mucho y su amigo de la CIA, Felix Leiter, aparece para pedirle ayuda en la misión de rescatar a un científico secuestrado, una tarea que resulta ser mucho más arriesgada de lo esperado y que lleva a Bond tras la pista de un misterioso villano armado con una nueva y peligrosa tecnología.

“Es inusual y creo que os va a sorprender”, cuenta sobre la cinta la actriz francesa Léa Seydoux, que como ya sucediera en “Spectre” vuelve a aparecer al lado de Bond como la doctora Madeleine Swann, pero esta vez mostrando de un modo mucho más claro “su vulnerabilidad”, explica a Efe.

“Llegaremos a entender quién es exactamente y por qué está dañada. Ella está dañada y por eso mantiene esta relación con Bond, porque ambos comparten similitudes”, añade Seydoux, cuyo personaje trató de alejarse desde el comienzo de la tradicional chica Bond.

En las últimas películas del agente 007, señala la francesa, hay cada vez “más espacio para mujeres interesantes”. “Antes eran vistas desde una perspectiva masculina y ahora cada vez hay más espacio para sus emociones”.

“No Time to Die” está producida por Michael G. Wilson y Barbara Broccoli y ha sido dirigida por Cary Fukunaga tras la salida de Sam Mendes (que dirigió “Sky fall” y “Spectre”).

Completan el reparto de la cinta el oscarizado Rami Malek (“Bohemian Rhapsody”), Lashana Lynch, Ben Whishaw, Naomie Harris, Billy Magnussen, Rory Kinnear, David Dencik, Dali Benssalah, Jeffrey Wright, Ralph Fiennes y la actriz hispanocubana Ana de Armas, que interpreta a una agente del M15 en Cuba.

Malek es uno de los principales atractivos de la cinta e interpreta a Safin, el adversario de Bond, alguien especial que le ha permitido al actor “interpretar a un villano y a un héroe al mismo tiempo”, explica.

Su objetivo es dominar a Bond y es “concentrado, meticuloso e impredecible”. “Me encanta interpretar personajes así porque hay mucha libertad”, agrega.

¿QUIÉN SERÁ EL PRÓXIMO 007?
“Quién sabe quién será el próximo, no tengo ni idea, afortunadamente no es mi problema, así que no tengo que pensar en eso”, responde tajante Craig sobre su posible sustituto al personaje creado por Ian Fleming. El elegido será el séptimo, después de Sean Connery, George Lazenby, Roger Moore, Timothy Dalton, Pierce Brosnan y Craig.

“Pero pase lo que pase, espero que quienquiera que asuma el papel lo haga suyo, lo lleve a un lugar maravilloso, completamente diferente a lo que yo he hecho”, añade Craig.

En este sentido se manifiesta Seydoux: “Espero que sea diferente porque Daniel aportó sus propios sentimientos e ideas, por lo que realmente espero que sea algo nuevo, inesperado”, agrega la francesa.

Malek espera que los productores puedan encontrar a un actor que, como hizo Craig, “traiga algo nuevo, fresco y emocional al personaje”. “Le pregunté a Daniel si algún día volvería y no creo que lo haga. Siempre hay un momento para irse con elegancia (…) y si él ha tomado la decisión de irse probablemente sea la correcta”, sentencia.

Deja un comentario - Esos se quedarán pendiente de aprobación por Super 7