Nueva York.- La cantante Katy Perry se sinceró durante una entrevista en el programa televisivo estadounidense “Good Morning America”, en la que habló no solo sobre su próximo álbum sino también sobre una depresión sufrida en los últimos años y que la llevó a no poder imaginarse viviendo.

En su aparición en la pequeña pantalla desde su residencia, Perry, de 35 años, interpretó su inspirador nuevo single, “Daises”, y habló del proceso por el que pasó al componer las canciones de su nuevo disco, “KP5”, que aborda los buenos y los malos momentos por los que ha pasado la californiana recientemente.

“He estado escribiendo (el álbum) durante los últimos dos años y al principio de esos dos años, fue muy difícil”, admitió Perry.

“Estaba como clínicamente deprimida saliendo de eso y no sabía lo que era mi vida, si iba a estar… Realmente ni siquiera me podía imaginar viviendo, para ser totalmente sincera”, agregó.

Es por ello que en su nuevo trabajo sus seguidores verán un “álbum sobre la resiliencia y sobre encontrar la luz al final del túnel”.

La responsable de “Fireworks”, comprometida ahora con el actor Orlando Bloom, con el que espera su primer hijo en las próximas semanas, se ha recuperado ya de su depresión, aunque “continúa trabajando en el proceso emocional, espiritual, físico y psicológico”.

“Ahora he llegado a esta luz al final del túnel, lo que significa que voy a vivir. Y no sólo eso, voy a traer vida al mundo. Así que de momento esto ha acabado en un buen lugar”, agregó.

Perry ha hablado además recientemente sobre su próxima maternidad tras revelar en el videoclip de su single “Never Worn White” el pasado mes de marzo que estaba embarazada.

En una entrevista en la emisora de radio SiriusXM, la también jueza del programa “American Idol” explicó que el embarazo “no había sido un accidente”, y se mostró agradecida por todos lo que ha podido hacer y por todos los objetivos que ha podido cumplir.

Deja un comentario - Esos se quedarán pendiente de aprobación por Super 7