Miami.- Para Justin Quiles su nueva canción, “Loco”, marca el inicio del cierre de una trilogía musical contenida en sus primeros discos, con los que cree haber demostrado su “versatilidad como compositor” y su talento como intérprete, y por eso, dijo a Efe, apunta ahora a cantar salsa.

“Me muero de las ganas de hacer una salsa, de cantar salsa”, dijo Quiles en Miami, durante una fiesta para celebrar la salida al mercado del tema con tintes de calipso “Loco”, una colaboración con Zion y Lennox, las grandes figuras del reguetón, y Chimbala.

La energía puertorriqueña del reguetón de Quiles y sus colegas encaja perfectamente con el toque dominicano de Chimbala, el autor original del tema. “Él me lo trajo y lo sentí como mío, más aun cuando le metimos ese calipso que es tan alegre”, confesó el boricua.

Quiles ha sido compositor de grandes éxitos, tanto propios como de colegas, y ahí está el caso de “Downtown”, la colaboración entre J Balvin y Anitta, y que puso a la cantante brasileña en la primera línea de la música en español.

El artista, nacido en Connecticut e hijo de puertorriqueños, fue además uno de los cerebros detrás del proyecto “Los avengers del reguetón”, en el que participaron Sech, Dalex, Feid y Lenny Tavarez.

El currículum de Quiles, mayormente asociado a la música urbana, también incluye “Rojo”, de J Balvin; “Ram Pam Pam”, de Natti Natasha y Becky G; y “Jeans”, de Maluma y Lenny Tavarez.

“Para mí no hay nada más importante que trabajar en temas que el público haga propios, que los acompañen a enamorarse, a bailar, o como en el caso de ‘Loco’ a disfrutar del verano y el que ya se están abriendo las cosas”, indicó.

LA ÚLTIMA PROMESA
El tema formará parte de su próximo disco, “La última promesa”, con el que cierra una trilogía que comenzó en 2016 cuando lanzó su primer álbum, “La promesa”, al que siguió “Realidad”, en 2019. Está previsto que su tercer trabajo discográfico salga al mercado a finales de este año.

“Cuando hice ese primer disco no tenía pensado hacer una trilogía, pero mi trabajo en estos cinco años ha sido coherente. He cumplido la promesa que le hice a la gente de esforzarme por ofrecerles cada vez más calidad”, explicó.

El “happy place (lugar feliz)” de Quiles es el estudio de grabación, donde las ideas y los temas fluyen espontáneamente.

“Yo cuando me pongo a componer de inmediato sé si una canción es para mí o es para otro. A veces sé exactamente para quién va. Otras, los artistas o sus equipos me llaman para ver qué tengo”, detalló.

Aun así, no duda en entregar una canción que pensaba que era para él si un artista lo convence de que le queda mejor.

“Yo no soy posesivo con la música. Cero egoísmo”, subrayó.

SUEÑOS CUMPLIDOS Y PENDIENTES
Los números que describen la carrera de Justin Quiles hablan por sí mismos. Sus canciones han sido escuchadas 1.500 millones de veces en las plataformas de internet. Tiene 3,6 millones de suscriptores en su canal de YouTube y 18 millones en Spotify.

Para él eso es solo una señal de que está haciendo las cosas bien. “Yo solo quiero hacer música cada vez mejor. En este nuevo disco van a escuchar nuevos sonidos, hemos experimentado, trabajado mucho en ese sentido. No son canciones hechas solo para la discoteca”, manifestó.

Es algo que demostró con “Como si nah”, una colaboración que ha hecho con Dalex y Arcángel, y que fue el primer adelanto de “La última promesa”, una canción que tiene ya más de 16 millones de visualizaciones en YouTube.

Sin embargo, Justin Quiles tiene un sueño que no sabe cuándo se hará realidad: “Me encantaría compartir el escenario con (el cantante de salsa) Jerry Rivera. Yo amo la salsa, ojalá que se dé”.

Deja un comentario - Esos se quedarán pendiente de aprobación por Super 7