Pekín.- El presidente chino, Xi Jinping, pidió al nuevo canciller alemán, Olaf Scholz, que desempeñe un “papel positivo” para “estabilizar” las relaciones entre China y la Unión Europea, según un comunicado de la Cancillería china que recoge la charla telefónica entre ambos.

Xi y Scholz acordaron mantener la amistad y la colaboración entre ambos países y defender el multilateralismo en asuntos internacionales, según el comunicado.

Se trata de la primera conversación entre ambos líderes desde que Scholz se convirtió en canciller el pasado 8 de diciembre.

Xi emplazó a Scholz a que adopte “una visión global a largo plazo” en las relaciones bilaterales entre China y Alemania y enfatizó que, para Pekín, estas son “el barómetro de los lazos entre la Unión Europea y el país asiático”.

El presidente chino mencionó varias áreas en las que ambas potencias pueden cooperar como la de nuevas energías o la economía digital verde, y aseguró que China ve con buenos ojos que “las empresas alemanas aprovechen las oportunidades creadas por la apertura de China”.

En el ámbito de las relaciones internacionales, Xi reiteró su oposición a quienes mantengan “mentalidades de guerra fría” o “busquen la hegemonía”, y recalcó su esperanza de que Alemania proporcione “un entorno de negocios justo” para las empresas chinas en ese país.

Por su parte, Scholz hizo hincapié en los que él considera los tres pilares del desarrollo de las relaciones con China: sólidas relaciones comerciales y de inversión, cooperación contra el cambio climático y una comunicación fluida en asuntos internacionales como la situación de Afganistán o el desarrollo nuclear iraní.

Según el comunicado de la cancillería china, Scholz expresó que “es de esperar” que el Acuerdo de Inversiones entre China y la Unión Europea “entre en vigor lo antes posible”, aunque no detalló qué haría falta para que esto suceda.

El acuerdo se cerró a finales de 2020 tras siete años de negociaciones, pero su proceso de ratificación quedó congelado en mayo, cuando el Parlamento Europeo rechazó avanzar en su aprobación mientras Pekín mantenga sus sanciones a personas y entidades europeas, entre ellos eurodiputados críticos con China.

Durante el mandato de Angela Merkel, Alemania fue uno de los miembros de la UE que más apostó por las relaciones con China, país en el que algunas de sus grandes empresas -sobre todo del sector automotriz, como Volkswagen o Mercedes- cuentan con importantes intereses económicos.

Deja un comentario - Esos se quedarán pendiente de aprobación por Super 7