Accra.- Las pérdidas de alimentos en África subsahariana le cuestan cada año a la región unos 4.000 millones de dólares (3.435 millones de euros), informó hoy la Organización de la ONU para la Agricultura y la Alimentación (FAO).

En un comunicado emitido en Accra la víspera de celebrarse mañana el Día Internacional de Concienciación sobre la Pérdida y el Desperdicio de Alimentos, la FAO instó a los países africanos a impulsar sus esfuerzos y alentar las inversiones del sector privado para reducir las pérdidas y el desperdicio de comida.

En África, la mayor parte de la pérdida de alimentos ocurre entre la cosecha y el punto de venta, pues los consumidores desperdician muy poco después de la compra.

Algunas de las principales causas son la falta de instalaciones de cadena de frío, especialmente para los productos perecederos, el almacenamiento inadecuado y las escasas habilidades de procesamiento agrícola entre las comunidades de pequeños agricultores.

Además, “la pandemia de COVID-19 ha desencadenado una llamada de atención sobre la necesidad de transformar radicalmente nuestros sistemas alimentarios para hacerlos más eficientes y sostenibles para las personas y el planeta”, afirmó el subdirector general y representante para África de la FAO, el etíope Abebe Haile-Gabriel.

“Abordar la pérdida y el desperdicio de alimentos y, en particular la reducción de las pérdidas poscosecha, en África es esencial para lograr ese objetivo”, subrayó Abebe.

Según la FAO, la pandemia ha provocado que los consumidores de muchos países de bajos ingresos compren sólo carbohidratos básicos y productos no perecederos, lo que ha provocado el desperdicio de alimentos perecederos a menudo en los mercados.

Asimismo, las medidas de distanciamiento físico en algunos países han reducido el número de clientes en los mercados, lo que también ha originado un aumento de las pérdidas de alimentos y una reducción de los ingresos de los comerciantes.

Los estudios de la FAO hechos antes de la pandemia estiman que las pérdidas agrícolas de frutas y verduras en África subsahariana son de hasta un 50 por ciento, las más altas del mundo.

En el caso de los cereales y las legumbres, las pérdidas en esa región se cifran en hasta el 18 por ciento, unas de las más elevadas del mundo.

Deja un comentario - Esos se quedarán pendiente de aprobación por Super 7