Madrid.- La afiliación de los extranjeros en España roza los niveles previos a la pandemia de la COVID con 2.078.201 afiliados foráneos de media en septiembre, solo 39.453 menos que en febrero, debido, entre otros factores, al empleo en la agricultura.

Según los datos de la Seguridad Social, el empleo entre los extranjeros, que representan un 11 % del total de afiliados en España, se ha ido recuperando desde abril, cuando tocó su punto más bajo con 1.972.552.

El empleo sigue, no obstante, por debajo de las cifras de hace un año con 67.061 activos menos de media que en septiembre del año pasado, un retroceso del 3,13 %. Frente a febrero, la caída es del 1,8 % aunque en algunas comunidades, ya se registran tasas positivas.

“Se tira de mano de obra extranjera para lo más precario, como siempre”, señala la secretaria de Empleo del sindicato CCOO, Lola Santillana, que recuerda que los inmigrantes copan el empleo agrario, mantenido durante toda la pandemia al ser de primera necesidad.

Santillana, que denuncia que las condiciones laborales en esta pandemia en el campo en España han empeorado, subraya que siguen teniendo los empleos más penosos. Al campo, explica, se suma la construcción, la hostelería o el trabajo en los hogares.

Por sectores, y aunque el sistema especial agrario aún no ha recuperado completamente las cifras de febrero, el empleo ha crecido en este sector dentro del régimen general y el de autónomos.

También ha crecido el empleo agrario frente a septiembre del año pasado, un 3,2 %, con cerca de 212.000 trabajadores en este régimen especial.

El tirón del empleo en el campo en España se notó especialmente este septiembre, cuando se desarrolla, entre otras, la campaña de la vendimia.

Así, el empleo extranjero aumentó en 15.330 ocupados respecto al mes anterior, un alza del 0,74 %, con un repunte del 10,67 % en el régimen agrario.

Deja un comentario - Esos se quedarán pendiente de aprobación por Super 7