Brasilia.- Las relaciones entre Argentina y Brasil parecieron recomponerse con una visita del canciller argentino, Felipe Solá, quien hasta pidió apoyo al presidente Jair Bolsonaro en la renegociación de la abultada deuda de su país.

La visita del canciller a Brasilia representó el primer contacto entre los Gobiernos de los dos mayores socios del Mercosur, que en los últimos meses abandonaron la diplomacia para ventilar la fuerte discordia ideológica entre el ultraderechista Jair Bolsonaro y el peronista Alberto Fernández.

Solá fue recibido primero por su homólogo Ernesto Araújo y luego por el propio Bolsonaro y en ambos casos todos posaron sonrientes para los fotógrafos, en un aparente intento por dejar de lado las diferencias y los insultos de los últimos meses.

Prueba de la distensión fue una propuesta hecha por Bolsonaro y que Solá deberá transmitirle a Fernández: un primer encuentro entre ambos presidentes, que podría realizarse el próximo 1 de marzo en Montevideo, en el marco de la investidura del nuevo mandatario de Uruguay, Luis Alberto Lacalle Pou.

Ha sido una excelente reunión”, dijo Araújo a los periodistas junto a Solá, en un pronunciamiento conjunto en el que no hicieron ninguna alusión a las polémicas y reforzaron tanto los vínculos históricos como la intensa relación comercial y económica bilateral.

También te podría interesar:   Ministro Economía insiste en pacto fiscal para resolver necesidades del país

Deja un comentario - Esos se quedarán pendiente de aprobación por Super 7