Buenos Aires.- El ministro de Economía de Argentina, Martín Guzmán, dijo este miércoles que “el principal escollo” para mantener la estabilidad de la balanza de pagos del país suramericano en 2022 es la deuda “que hay que lograr refinanciar” con el Fondo Monetario Internacional (FMI), para lo cual volvió a apelar a la “cooperación global”.

“El principal escollo para mantener la estabilidad de la balanza de pagos en el año 2022 es la deuda con el FMI, que hay que lograr refinanciar sobre la base de términos que permitan que la economía argentina se pueda seguir recuperando”, explicó Guzmán, al exponer en el cierre de las Jornadas Monetarias y Bancarias 2021 que organizó el Banco Central de Argentina.

Argentina se encuentra renegociando una deuda con el FMI que, según los últimos datos oficiales a octubre último, asciende a 43.294 millones de dólares, pero en el mercado persiste la incertidumbre por la demora en cerrar el acuerdo, así como sobre las condiciones del trato.

Guzmán destacó que “va a ser muy importante construir más cooperación global” para resolver los problemas financieros pendientes: “Cada país va a tener que ir con firmeza en avanzar en resolver esos problemas, pero va a ser necesario la cooperación global para que las condiciones sean las aptas para que se puedan encontrar soluciones”.

FLEXIBILIDAD DEL FMI
En las mismas jornadas, el presidente del Banco Central, Miguel Pesce, agregó que se requiere “una mayor flexibilidad del FMI para generar nuevos instrumentos”, al recordar los ya generados nuevos instrumentos de liquidez que distribuyó este año.

Pesce también pidió “mayor flexibilidad en cuanto a los plazos y las tasas de interés que cobra“ dentro de los programas de Facilidades Extendidas o Stand by.

“Es posible que Argentina sea el primer país que requiera una asistencia de esta magnitud, pero no hay que descartar que esto se repita en otras circunstancias”, previó Pesce, y haya que “adecuar los plazos y las tasas de interés a los volúmenes de asistencia que puedan requerir los países miembros del FMI, especialmente los países en vías de desarrollo”.

Pesce consideró “valioso” también “explorar mecanismos bilaterales de asistencia a través especialmente de los bancos centrales”.

El banquero se refirió a mecanismos de swap de monedas o a la canalización de la ampliación de los DEG de aquellas naciones que no los requieran “vía multilateral pero también vía bilateral” a aquellos países que requieran asistencia y que “no necesariamente son países pobres, sino países de ingresos medios que tienen situación de estrés financiero”.

CONDICIONES DEL ACUERDO
Guzmán consideró que en Argentina “se ve progreso”, ya que estimó que el país suramericano va a crecer “más que 9 % este año, pero “con grandes desafíos”.

Para Guzmán, el Estado debe ser capaz de tener “un rol contracíclico” para propiciar la continuidad de la recuperación económica y debe poder ir construyendo “mayor resiliencia” al depender menos del endeudamiento y de la emisión monetaria para el financiamiento de los déficits fiscales.

“El superávit fiscal es virtuoso cuando es hijo del crecimiento económico y de la mejora de la administración tributaria”, dijo.

El ministro también reconoció la necesidad de “atacar múltiples frentes “ para ir fortaleciendo la moneda” y recordó que en un “contexto dificilísimo” en que Argentina no tiene crédito, el Banco Central “tuvo un rol de asistencia al Tesoro” para poder implementar las políticas públicas que permiten que hoy Argentina “esté de pie” y que en 2021 “se va reduciendo” esa asistencia.

En tanto consideró que “la reducción de la inflación” en Argentina, que en octubre fue de 52,1 % anual, “es una tarea colectiva, en la cual el gobierno tiene el rol más importante”, y previó que “es posible” un sendero en que “año a año vaya bajando la inflación”, pero indicó que “requiere que todos los actores de la economía sean parte de esta mesa” para que sean “un ancla más de este esquema de múltiples anclas”.

Deja un comentario - Esos se quedarán pendiente de aprobación por Super 7