Londres.- Amazon abrió en Londres su primera tienda en Europa, bajo un sistema de alta tecnología que permite a los compradores salir sin detenerse a pagar, pues carece de las tradicionales cajas y las transacciones se efectúan mediante una aplicación móvil.

Para entrar en la futurista tienda, que lleva por nombre “Amazon Fresh”, los clientes deben descargarse una aplicación, incluir los datos de su tarjeta, y escanear un código QR, que permitirá al sistema “Just Walk Out” (Solo sal) monitorizar su paso por el establecimiento y controlar sus compras.

Según explica Just Walk Out en su página web, el sistema usa una tecnología parecida a la de los “vehículos autónomos”: “visión por ordenador, algoritmos de aprendizaje profundo, fusión de sensores”, para que los clientes no tengan que hacer filas, ni pasar por caja, sino simplemente salir cuando acaben.

Las cámaras y los sensores repartidos por la tienda identifican los productos adquiridos por el cliente y lo añaden automáticamente a su “cesta virtual” a través de la aplicación de su móvil, que se cobra al salir con los productos finales.

“Si cambias tu opinión sobre esa magdalena, simplemente devuélvela, nuestro sistema actualizará la compra automáticamente”, ejemplificó la compañía en el vídeo de presentación de “Amazon Go” que lanzó hace 4 años, con la apertura de su primera tienda física en Estados Unidos, donde ya tiene más de una veintena.

El avanzado sistema ha preocupado a Big Brother Watch, un grupo británico de libertades civiles, que comentó a BBC que supone “una experiencia de compra distópica de vigilancia total”, que creará “huellas de datos personales más grandes que cualquier otro minorista”.

El director ejecutivo de Amazon Fresh Stores UK, Matt Birch, explicó a la agencia británica PA que el objetivo principal era una “experiencia de compra realmente fácil, y aseguró que los británicos “quieren comprar en una tienda de forma cómoda”, por lo que valorarán el hecho de “poder entrar y salir” con la compra que necesitan.

La apertura de esta primera tienda física de 232 metros cuadrados en el barrio de Ealing, en el oeste de Londres, se espera que sea la primera de varias planeadas en la capital del Reino Unido.

La compañía también anunció que ha lanzado “cientos de productos propios”, bajo la marca “By Amazon”, para sus establecimientos.

Deja un comentario - Esos se quedarán pendiente de aprobación por Super 7