Barcelona.- La Dolorclast Guided Therapy, la terapia creada por la marca suiza EMS que combina el láser de alta potencia para reducir la inflamación y el dolor, las ondas de choque para curar la patología y la rehabilitación para aumentar la recuperación funcional, se está convirtiendo en un avance importante en el mundo del deporte a nivel musculoesquelético.

“La máquina de las ondas de choque permite que cualquier tejido humano se repare de forma más rápida. Las ondas llaman al organismo para que haga una reparación y el propio organismo se encarga de ella. Lo que hacen es estimular los factores de crecimiento y el plasma rico en proteínas para que repare el músculo mucho más rápido”, explica a EFE el osteópata David Ponce.

Y añade: “Normalmente se le dice al deportista que se esté quieto cuando debe recuperarse de una lesión muscular u ósea, y así debe ser generalmente, pero yo mientras tanto lo puedo tratar a distancia para dar movilidad intrínseca a las células y acelerar la recuperación tisular”.

Ponce, quien tiene una clínica osteopática en Barcelona que lleva su nombre y fue uno de las dos primeras personas en España en poseer las dos máquinas (láser y ondas de choque) que forman parte de esta terapia, durante su carrera ha tratado a deportistas como Alberto Puig y Jordi Arcarons, además de personalidades como políticos y cantantes.

Y durante la entrevista con EFE trata la fascitis plantar de Nela Brito, la jugadora argentina de pádel residente en Barcelona tres veces campeona del mundo y número 1 de Argentina durante cinco años consecutivos.

El láser de alta potencia ofrece una solución no invasiva para los pacientes que sufren una fase aguda o aquellos que tienen un umbral del dolor de baja tolerancia y la acción de las ondas de choque origina una serie de efectos biológicos en la estructura aplicada.

“A Marc Márquez se le podría haber aplicado este tratamiento en la lesión del hombro que ha tenido”, asegura Ponce. “Tuvo una fisura y el hueso no se le acabó de consolidar. Y, si en algo es muy innovador este tratamiento de ondas de choque, es en ayudar a la consolidación de fracturas tratando el hueso a distancia. Aplicándole ondas de choque puedes hacer que su osificación sea más rápida”, añade.

Además, Ponce dice que otras lesiones en las que es efectiva la terapia son “los temidos cruzados, en los cuales tiene la capacidad de acelerar la recuperación” y “la destrucción de calcificaciones a nivel muscular y tendinoso, algo que puede ser invalidante”. Por otro lado, “sirve para la piel, a distancia se puede estimular la formación de tejido para que se cierren heridas”.

El tratamiento se realiza en intervalos de una a diez sesiones, siendo cuatro o cinco el número estándar.

Las máquinas de EMS se empezaron a comercializar en junio de 2020 después de haber pasado dos meses de pruebas en 40 países. Ponce fue uno de los dos osteópatas que las recibió entonces en España y ahora hace formación a profesionales para que las sepan utilizar correctamente.

Deja un comentario - Esos se quedarán pendiente de aprobación por Super 7