Madrid.- El Consejo Interterritorial de Salud acordó reducir al 75 por ciento el aforo en competiciones profesionales deportivas en exteriores y al 50 por ciento en recintos interiores, ante la alta cifra de contagios provocada por la variante ómicron del coronavirus.

Fuentes del Ministerio de Sanidad confirmaron esta decisión adoptada junto a las comunidades autónomas, que rebaja a esos porcentajes los espectadores máximos autorizados en los partidos de LaLiga de fútbol, que se reanuda este fin de semana tras el descanso de Navidad, y de la de baloncesto, que ya ha aplazado varios encuentros previstos para esta semana.

Incluye también medidas para evitar aglomeraciones de público tanto en los accesos como en las salidas de estos eventos.

La ministra de Sanidad, Carolina Darias, detalló al término de la reunión con las comunidades autónomas que además de los límites máximos para los aforos será obligatorio el uso de mascarilla y que no estará permitido fumar ni comer ni beber.

Darias hizo un llamamiento para que los espectadores cumplan estas medidas y también abogó por que el público que acuda sea preferentemente local para evitar movilizaciones.

Este miércoles hace justo tres meses que la evolución favorable de la pandemia llevó a dar luz verde a la ocupación al cien por cien de los campos de fútbol y de los pabellones de baloncesto al 80 por ciento, con el aval de 16 comunidades y la abstención del País Vasco.

Entonces se exigió mascarilla obligatoria, prohibición de fumar, comer o beber durante los partidos, salvo agua, y se puso fin a la distancia de seguridad de 1,5 metros también requerida en los estadios de fútbol.

Hasta esa fecha del 29 de septiembre y desde que en mayo se autorizó la vuelta del público a las competiciones profesionales de fútbol y baloncesto los porcentajes de aforo habían ido aumentando y en ese momento eran del 60 por ciento en exteriores y del 40 en interiores.

Desde el inicio de la pandemia en marzo de 2020 el deporte profesional permaneció cerrado a sus aficionados durante catorce meses y aunque se reanudó para acabar la temporada 2019-202, las puertas de sus recintos no se abrieron hasta mayo de este año.

El Ejecutivo lo autorizó el día 12 en las regiones que se encontraban entonces en fase uno de la pandemia, con una incidencia acumulada menor a cincuenta. Entonces quedaban por delante las dos últimas jornadas de LaLiga y el tramo final de la Liga Endesa.

Las condiciones para ello fueron un aforo del 30 por ciento de la capacidad del estadio, con un máximo de 5.000 espectadores locales para evitar desplazamientos, además de una distancia de 1,5 metros de izquierda a derecha y de delante a detrás entre cada espectador.

La sectorización de los estadios para que las entradas y salidas se hicieran de forma escalonada; la toma de temperatura al acceder, con mascarilla FFP2 sin válvula y la prohibición de beber, comer y fumar fueron otras de las exigencias.

El día 17 de mayo se concretó la forma en la que los espectadores volverían a las canchas de baloncesto, con un 25% de aforo, un máximo de 1.500 personas y las mismas exigencias.

Deja un comentario - Esos se quedarán pendiente de aprobación por Super 7