Berlín.- El ministro alemán de Sanidad en funciones, Jens Spahn, abogó por no hacer diferencias en el fútbol profesional y exigir la inmunización al igual que se hace con el público y de la misma manera que tendría sentido en cualquier lugar de trabajo.

“La cuestión no es si cada futbolista, en su casa, está vacunado” o no, dijo el ministro durante una rueda de prensa para abordar la campaña de refuerzo con las vacunas basadas en la tecnología RNA al ser preguntado sobre una posible obligatoriedad de la vacuna en el deporte profesional.

Según Spahn, “la cuestión es si realmente está bien que todos en el estadio estén vacunados a excepción, posiblemente, de aquellos en el terreno de juego”.

El ministro, quien se refirió así a la regla de las 2G -por geimpft o genesen, en alemán(vacunado o sanado)- vigente para acceder a los estadios, dijo asimismo no tener constancia sobre un supuesto acuerdo entre el gobierno federal y los estados federados sobre la obligatoriedad de la vacuna en el deporte profesional.

“Y me parece absolutamente correcto que aquel que acuda a su lugar de trabajo, ya sea en un restaurante o en el terreno de juego, debería estar vacunado igual que cualquier otro, y quizá más aún en el fútbol profesional, por constituir un modelo”, agregó.

Las recientes declaraciones del internacional alemán Joshua Kimmich, del Bayern Múnich, acerca de su decisión de no vacunarse por sus dudas ante posibles efectos secundarios a largo plazo han generado polémica y han abierto un debate en Alemania.

Actualmente, Kimmich se encuentra en cuarentena por haber estado en contacto con una persona contagiada con la covid, mientras se cuestiona si no acabará excluido de jugar de manera general por su condición de no vacunado.

Deja un comentario - Esos se quedarán pendiente de aprobación por Super 7