Barcelona.- El Barça inicia mañana (18.30 horas) en el WiZink Center ante el Real Madrid el asalto a la Liga Endesa, un torneo que se le resiste desde 2014 y en el que ha perdido sus dos últimas finales ante el Baskonia, el año pasado a partido único, y hace dos temporadas ante el mismo rival que en esta ocasión.

Los azulgranas llegan a la final con las fuerzas justas tras jugar cada 48 horas desde el pasado 28 de mayo y sumar ocho partidos en quince días, pero el reto de ganarle la Liga Endesa al Real Madrid con el factor cancha en contra es tan grande que invita a un esfuerzo final en la que será su cuarta final este curso.

Para alzar el título, el Barça deberá ganar lejos del Palau, algo que no consiguió en las dos anteriores eliminatorias ante el Joventut de Badalona y el Lenovo Tenerife, ofreciendo una imagen muy pobre que le obligó a ganar el tercer partido en su pista, donde fue implacable con su rival.

No parece, sin embargo, que la ventaja de pista sea un factor decisivo a tenor de lo sucedido a lo largo de la temporada ya que el equipo de Saras Jasikevicius ganó en Madrid tanto en la Liga Endesa (82-87) como en la Euroliga (76-81).

El balance en los partidos esta temporada entre azulgranas y madridistas es favorable al Barça con cuatro victorias y dos derrotas. Será la tercera final esta temporada que enfrente a los dos grandes del baloncesto español. El Real Madrid ganó la Supercopa (72-67) y el Barça la Copa del Rey (88-73).

Será la decimosexta final de la Liga ACB entre ambos equipos con claro dominio del Real Madrid con nueve victorias mientras que el Barça se llevo seis. El equipo de Pablo Laso ganó las tres últimas que tuvieron a ambos equipos como protagonistas, en las temporadas 2018-2019, 2015-2016 y 2014-2015.

En una de las seis ganadas por los catalanes, la 2000-2001, jugaba un jovencísimo Pau Gasol, que volverá a luchar por la Liga veinte años después. El pívot azulgrana está siendo uno de los mejores de su equipo en los ‘play off’ con un promedio de 12,3 puntos y 5,5 rebotes por encuentro.

El de Sant Boi tendrá un reto enorme frente a Walter Tavares y Vincent Poirier, las torres blancas. Parar el físico madridista bajo los tableros será uno de los objetivos del Barça para intentar llevarse el primer partido y poder decidir el título en Barcelona.

El otro será el acierto desde la línea de tres puntos. Los azulgranas basaron sus triunfos en las anteriores eliminatorias en una gran defensa, sobre todo en los terceros cuartos, con unos altos porcentajes en los tiros de tres. Ese cóctel convierte al equipo de Jasikevicius en un equipo imparable cuando consigue mezclarlo.

El Barça necesitará también en la final a la mejor versión de Nikola Mirotic, muy irregular en estos ‘play off’. Será la primera vez que el montenegrino se enfrente a su exequipo en una final de la Liga Endesa. Su único título liguero lo logró en 2013 con el Real Madrid ganando la final al Barça.

Será una final exprés sin tiempo para saborearla. El segundo partido se jugará en el Pala Blaugrana el martes (22 horas) y en caso de ser necesario un tercero, se disputaría el jueves (22 horas) en la cancha madridista.

Deja un comentario - Esos se quedarán pendiente de aprobación por Super 7