Tokio.- El palista cubano Serguey Torres, ganador junto a su compañero Fernando Jorge Enríquez del oro en la prueba de C2 1.000 de los Juegos Olímpicos de Tokio, se mostró hoy “orgulloso” de haber brindado la primera medalla de este tipo a su país.

“Es la primera medalla olímpica de oro para Cuba (en piragüismo en sprint) y creo que para Latinoamérica, así que estoy muy orgulloso”, dijo Torres en una rueda de prensa tras su gesta en las aguas del canal Sea Forest de Tokio.

Torres y Enríquez hicieron una salida lenta que les colocó en cuarta posición al paso del primer parcial. Los chinos Liu Hao y Zheng Pengfrei se pusieron en cabeza.

Los cubanos llegaron al medio kilómetro en segunda posición, alcanzaron el tercer parcial a 0.41 segundos de los chinos y los sobrepasaron en la línea de llegada por solo 203 milésimas, mientras disputaban un reñido duelo en la calle paralela con los alemanes Sebastian Brendel y Tim Hecker, que se llevaron el bronce.

En el momento del ajustado final “el tiempo se detuvo, el tiempo pasó tan lento. El dolor está en el cuerpo, pero intenté mantener la mente despejada hasta el final”, relató el deportista.

“La medalla de oro en los Juegos Olímpicos es increíble”, dijo Torres, al que le costó encontrar palabras para expresar sus sentimientos. “No puedo explicarlo. He estado trabajando para esto los últimos 15 años, tal vez más”, dijo el palista.

El oro en Tokio de la pareja cubana llega después de que quedaran en sexta posición en esta misma prueba en la edición de la competición deportiva celebrada hace cinco años en Río de Janeiro.

Deja un comentario - Esos se quedarán pendiente de aprobación por Super 7