Ciudad de México.- Bajo la premisa de buscar y esforzarse para ofrecer “un periodismo que construya mejores sociedades”, el reportero mexicano Édgar Ávila Pérez publicó su cuarto libro en el que recopila 36 textos, entre entrevistas y crónicas periodísticas, bajo el título “Pequeñas quimeras II” (AguArena, 2022).

Formado en la escuela del periodismo de pluma, libreta y máquina de escribir, Ávila Pérez se dedicó desde finales de 2017 a 2020 a escribir “historias en positivo” que publicó en la Agencia Efe, el periódico mexicano El Universal y el local Identidad Veracruz.

“Es una recopilación de historias que no hablan de la violencia que en los últimos años han ocupado los titulares en México, sino se centra en personajes y lugares que merecen trascender en el tiempo”, explicó a Efe.

Para el periodista esas historias no merecían perderse en internet y en cambio era imperioso que quedaran impresas en un libro porque “el papel nos da esa oportunidad de mantener vivas esas historias”.

Como una continuidad a “Pequeñas Quimeras” (AguArena, 2016), Ávila Pérez, quien también ha escrito “Veracruz Contemporáneo” (2018) y la novela “La bestia faldera” (AguArena, 2020), situó a un lado la violencia, el tema recurrente del periodismo mexicano en los últimos años y regresó al periodismo básico, el de los periodistas de a pie.

“No me aparto de estas historias que hablan de la violencia en la que México se halla desde hace más de dos décadas, pero también como periodistas debemos plasmar historias en positivo que ayuden a construir mejores sociedades”, apuntó.

En el libro están, entre otras crónicas, una sobre el árbol donde el conquistador Hernán Cortés, según la leyenda, amarró sus naves en La Antigua, Veracruz; el retrato de una antigua botica; y un viaje a bordo del mítico tren de pasajeros El Chepe, que recorre los cañones de la Sierra Madre Occidental en México.

Además de entrevistas con mujeres como Alexandra Monhnhaupt, una joven corredora de autos, y Raquel Torres, una de las cocineras más prestigiosos del país; una plática con el maestro del teatro Abraham Oceransky y otra con un hombre que se tira al agua por monedas en el malecón de Veracruz.

“Estas historias las encontré caminando en un México que muchos medios de comunicación ya no quieren ver, están tan enfocados en la violencia que ya no quieren retratar esa parte fascinante de este país ni a personajes que quieren transformar a la sociedad”, expuso.

El autor contó que con su libro quiere dejar constancia de que “no todas las quimeras son monstruosas ni vomitan fuego, sino que las quimeras, producto de nuestra imaginación, también son reales, están ahí y nos ofrecen un mundo mejor”.

Para Ávila Pérez, el periodismo está sumido en una crisis por esta tendencia a cubrir notas que tiene que ver con “la muerte y la violencia.

“Son temas que venden y venden muy bien, pero no podemos dejar a un lado las otras realidades y eso es lo que quise mostrar en este libro”, finalizó.

Deja un comentario - Esos se quedarán pendiente de aprobación por Super 7