Valdemoro.- La localidad madrileña de Valdemoro celebra el 450 aniversario del nacimiento de Diego de Pantoja, un jesuita clave en la difusión en Occidente de la cultura de China, país donde vivió buena parte de su vida, pero que sigue siendo un desconocido para el gran público.

“Yo siempre digo que si Diego de Pantoja, en vez de haber nacido en Valdemoro, en España, hubiera sido de otro país, sobre todo de estos países sajones, donde le dan tanta importancia a estos personajes, tendría tres o cuatro películas, pero somos españoles”, lamenta Lourdes Almendros, directora de Patrimonio Histórico en el Ayuntamiento de Valdemoro.

Representación teatral sobre Diego de Pantoja en Valdemoro, Madrid. EFE/ Ayuntamiento De Valdemoro

Almendros es la principal impulsora, junto a sus compañeros de Patrimonio y de Cultura, de la programación de actividades que ha diseñado el Consistorio de Valdemoro para conmemorar el 450 aniversario del nacimiento de Diego de Pantoja, que arrancó en abril pasado y que se extenderá hasta abril de 2022.

“Tenemos evidencia de su nacimiento, de su bautismo mejor dicho -sabemos que en aquel momento se bautizaban nada más nacer-, el 24 de abril de 1571 en la iglesia parroquial”, señala Almendros, quien calcula que Diego de Pantoja debió pasar su infancia en la entonces villa hasta que marchó con 14 años a estudiar a Alcalá de Henares.

Pantoja ingresó en la Compañía de Jesús en 1589, alentado por el entonces provincial de la orden en Toledo, Luis de Guzmán, por lo que se cree que tuvo una formación excepcional en el colegio de San Juan Bautista, donde “tenía que ser un alumno muy aventajado” para entrar en la orden con solo 18 años.

“Con esa edad, decide nada más y nada menos que viajar a China. Un viaje que, en aquel momento, se tardaba casi un año, y no era fácil, según cuentan las crónicas, sobrevivir entre naufragios, enfermedades y otros sucesos. Además, Oriente era entonces un gran desconocido para Occidente”, recalca Almendros.

Fue tras ese viaje cuando conoce a Mateo Ricci, “otro de los ilustres jesuitas”, con el que se reunió en Pekín el 24 de enero de 1601 y con el que llega a entrar en la mismísima corte del Emperador Wanli, algo muy complicado, ya que la dinastía Ming prohibía la entrada de extranjeros en el territorio chino.

“Lo logró gracias a las ofrendas y regalos que llevaban consigo. Y el emperador también quedó asombrado con la música de su clavicordio”, resalta la directora de Patrimonio Histórico de Valdemoro, que explica que el emperador ordenó que cuatro eunucos de la corte aprendieran a tocar este instrumento musical desconocido en Oriente.

Durante su estancia en China, de la que nunca llegó a regresar a España y donde murió en 1618, Pantoja estudió la lengua china y sus textos clásicos y en 1602 escribió una larga carta a Luis de Guzmán en la que ofrecía todo un tratado sobre la geografía, la historia, el sistema de gobierno y la cultura de ese país.

Este documento llegó a convertirse en una de las más completas descripciones de China escrita por un europeo, aunque, en Valdemoro no se tuvo constancia de su importancia hasta el año 1971, cuando una delegación china llegó a la ciudad a poner una placa conmemorativa con el 400 aniversario del nacimiento de Diego de Pantoja.

Para recuperar el terreno perdido todos estos siglos, Valdemoro ha diseñado una programación de actividades, que ha arrancado en abril, con la exposición ‘El mundo de Diego de Pantoja. 1571-1618’, en la Torre del Reloj, y que se prolongará hasta abril de 2022 con otras exposiciones, conferencias y recreaciones teatrales.

También se ha habilitado en la Biblioteca Ana María Matute un punto de interés dedicado a Diego de Pantoja, el cual permite acceder a su acta de bautismo, así como a diversos estudios de las universidades Pontificia de Comillas o de Estudios Extranjeros de Beijing sobre este personaje histórico.

“En octubre haremos una exposición de cómo se vestía en la época, también muy interesante, por este concepto social que tenía en la época la indumentaria entonces. También tenemos visitas guiadas y teatralizadas, donde distintos personajes nos van a ir llevando por estos lugares de Valdemoro”, comenta Almendros, que además ejerce de guía turístico.

Además, avanza que, a través del Instituto Cervantes y el Instituto Confucio, se ha comenzado un proyecto, con el que también está colaborando el Ayuntamiento de Valdemoro, para seguir estudiando a Diego de Pantoja y “rehabilitar más su figura”, ya que hay una gran parte de su obra sin traducir del chino.

“Hay multitud de textos en chino, que no se han traducido y que quizá ahí sí que haya más referencias a Valdemoro. Queda mucho por estudiar de su obra. Tenemos todavía muchas sorpresas por descubrir”, augura. Rubén S. Lesmas

Deja un comentario - Esos se quedarán pendiente de aprobación por Super 7